El término "fachada" denota el aspecto estético del monumento, por estas razones la restauración de iglesias y edificios de interés histórico y artístico, de propiedad pública o privada, requieren un cuidado especial en la aplicación de las operaciones de restauración. Inicialmente, en nuestro cronograma de trabajo, mantenemos una correlación entre el inicio de cada operación y la inspección del organismo de protección del Patrimonio Cultural, a fin de mantener una línea lógica en aplicación de las operaciones de restauración propuestas inicialmente y las que se están llevando a cabo. Todo apuntando siempre al resultado final en términos cualitativos, estéticos y funcionales.

Otro aspecto fundamental de nuestra organización es observar estrictamente todas las medidas de seguridad para la protección individual y colectiva, tanto de las obras, como de las personas.

En los casos en que las fachadas esté decoradas y/o pintadas al fresco, generalmente desarrollamos un plan metodológico específico destinado a mantener, conservar y recuperar estéticamente las superficies pintadas. Evaluamos siempre las condiciones microclimáticas, los agentes externos que han influido e influyen en la estabilidad estática y estética de la fachada, con el único propósito de mantener y proyectar su integridad hacia el futuro.



Volver a Categorías